Para ti, que compartes conmigo este trayecto.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Duele.



Duelen los bordes.
Duele cuando no se exploran ni se conquistan.
Duelen las fisuras y su melancolía.
Duele cuando predomina el silencio intermitente.

Ármame.


A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada