Para ti, que compartes conmigo este trayecto.

viernes, 10 de junio de 2011

Otra vez.



Hay que volver y traspasar mareas.
Anclarse en los besos y en la piel de sal.
Quemar las horas amantes de las olas.
Deslizar las manos deseosas de explorar. 

Hay que confiar en los mapas y en sus rutas.
Escuchar los ecos y perderse en altamar.
Zarpar en los alientos de la noche.
Entregar el horizonte sin dudar.

Hay que atreverse a navegar en la tormenta.
Despertar en la humedad de las sábanas de espuma.
Conquistar cada isla de los cuerpos.
Enfrentar el naufragio y encallar.  

A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada